Hace unos días volví a ver este mensaje:

Seas del

SEXO

que seas llévate

GRATIS

otra consumición.

 

SEXO-GRATISVale ya. Cuando se habla de lanzar mensajes impactantes como medio de promoción, se habla de hacer algo nuevo que sorprenda al que lo recibe; y creo que la frasecita donde resaltar las palabras mágicas que atraen (atraían) la atención de los que por allí pasan ya no sirve de nada.

La hemos visto tantas veces ya, que el mensaje ha dejado de tener gracia, ni sentido para promocionar algo; en verdad creo que jamás tuvo mucho sentido, pero sí que es cierto que llamaba la atención y aunque no consiguiera mayores ventas, sí se conseguían mayores miradas, por el uso del gran tema “ tabú” (SEXO, SEXO, SEXO).

Y aquí es donde comienza mi reflexión, ¿hasta qué punto es necesario usar temas tabú, polémicos, que creen controversia, para una campaña publicitaria?

Para hacer una campaña publicitaria impactante que atraiga miradas, que destaque entre las otras mil millones de campañas que recibimos a lo largo del día, no es necesario que aparezca la palabra SEXO, ni que den caña a colectivos varios… A no ser que pretendas que tu publicidad sea sólo un nuevo viral que destaque por la polémica y no por lo que intentas transmitir/vender, véase el famoso autobús “que no te engañen”.

Lo que de verdad importa es conseguir que el mensaje que transmites llegue al público que realmente quieres, a tu público objetivo, el que puede que acabe comprando lo que publicites o solicitando ese servicio. Y ¿cómo hacerlo? Eso es lo realmente difícil, no hay un truco estándar que haga que vaya a llegar (si no, no existiría mi trabajo), pero sí que hay maneras de poder conseguir algo que merezca la pena pararte a ver o leer antes de que acabe en la basura.

Lo primero es ponerte en el lugar del cliente, la empatía, el qué haría yo si veo esto; y también tener en cuenta de donde viene claro; es decir depende del tipo de negocio y la filosofía de la empresa anunciadora, el mensaje publicitario irá en un tono u otro. Por ejemplo, la publicidad que emplea Mediamarkt, no hace uso de temas polémicos pero te insulta indirectamente si no compras allí, porque ya sabes el chico de su bolsa “no es tonto”, ósea que tú sí si se te ocurre comprar tecnología en otro sitio. Pero, ¿a que no te lo tomas a mal? Y te llama la atención, vale, ahora ya no porque estás muy acostumbrado a su cara (que nos están cambiando ahora por el hípster con mega barba), pero en su primer lanzamiento…

publicidad floralpbutterPor ejemplo esta publicidad realizada por una marca de mantequilla me parece un ejemplo perfecto de cómo se puede llamar la atención de una manera muy sencilla y transmitir el mensaje de inmediato.

En conclusión, lo importante para crear una publicidad con impacto no está en buscar la llamada de atención fácil, usando los recursos que todo el mundo usa, si no la que transmite el mensaje que conecte y atraiga a tus posibles clientes, de una manera diferente, no repetitiva y apelando siempre a la empatía.

Webmagic